El PODER de la Aromaterapia es, también, el PODER de quienes saben aprovecharla...
PODER que nada tiene que ver con cuestiones ligadas a la autoridad o a la jerarquia...
Un PODER humilde y generoso como la NATURALEZA...
Además, la Aromaterapia permite al terapeuta complementar y potenciar efectos para lograr mas sinergia con otras Medicinas Naturales...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

19 junio 2012

“MEDICINA DEL CUERPO, LA MENTE Y EL ESPIRITU”


La Medicina Natural y la llamada Medicina convencional u occidental — suelen entrar en conflicto.
Muchos defensores de la curación a través de plantas y tratamientos naturales reniegan de los doctores y sus tratamientos invasivos. Los médicos, por su parte, suelen decir que la Medicina Natural es ineficaz, insegura y aficionada…
Cualquier tratamiento que no sea clasificado como "ortodoxo" o alopático se lo denomina bajo el nombre de "Medicina Natural".
Los tratamientos más frecuentes son la Reflexología, la Homeopatía, la Acupuntura o Medicina china, la Aromaterapia…
Todas estas alternativas pueden complementar tratamientos ortodoxos. Se basan en tratar a la persona como un "Todo" y consideran también el estilo de vida, tipo de alimentación y estado emocional antes de decidir un tratamiento. Se han utilizado por cientos de años, basándose en la observación y aunque es muy difícil cuantificar los resultados, en la práctica diaria muchas veces resultan exitosos.
Son pocos los que proponen tratamientos colectivos, no enfrentar la Medicina Natural versus la Medicina convencional, sino entender que el desarrollo clínico ha producido grandes avances, mientras que los tratamientos naturales pueden complementarlos o ayudarnos a prescindir del medicamento...

Lo que no se puede hacer es generalizar.
Hay medicinas invaluables y otras que sería mejor no tomarlas. Hay tratamientos naturales que son insuficientes y otros que nos pueden salvar la vida. Muchas de las técnicas se han perfeccionado por siglos y la investigación médica aún no las alcanza.
Lo mejor que pueden hacer es trabajar en conjunto.

 Sin embargo, hay que entender que la Medicina Natural también abarca un amplísimo espectro y no se pueden generalizar sus beneficios, como tampoco las desventajas pueden aplicar a todas.
Énfasis en la salud, no en la enfermedad

La principal diferencia entre la llamada medicina alopática y la mayoría de las terapias alternativas es el énfasis en la enfermedad. La medicina occidental desarrolla sistemas de medición y combate a síntomas, que representan la enfermedad. Remedios contra dolor de cabeza, urticaria, cáncer o esquizofrenia, todos desde la perspectiva de que algo que puede ser un síntoma, también puede ser un mal.

Las terapias alternativas tienden a no mirar la enfermedad, sino a buscar la salud a través del equilibrio en el cuerpo.

El cuerpo revela una relación entre los síntomas y la enfermedad, la cual es medida y tratada por la medicina occidental. En cambio, la relación sutil entre las energías del cuerpo, el origen de la enfermedad, es mucho más difícil de medir por aparatos tecnológicos y por lo tanto su efectividad queda comprometida.

Los avances tecnológicos de las últimas décadas parecen avanzar hacia un rompimiento con el paradigma cartesiano, en el que la medicina (occidental) debe ocuparse del cuerpo, mientras la religión de los sentimientos y del alma. Las tecnologías recientes concuerdan con muchos de los principios de la medicina alternativa, en que el individuo debe ser comprendido como un todo, no como una colección de órganos, ni mucho menos como un síntoma que deba ser remediado.


Ventajas de MEDICINAS NATURALES
  • Son menos agresivas para el cuerpo.
  • Promueven el bienestar general, no sólo combaten un síntoma.
  • Muchos tratamientos naturales también te ayudan con tus emociones.
  • No tienen efectos a largo plazo. A diferencia de muchas medicinas que dejan sustancias en tu cuerpo que pueden dañar tus órganos.
  • Son más económicos. Porque no estás pagando ni el laboratorio ni la patente.
  • Son preventivos. Puedes recibir un tratamiento antes de que aparezcan síntomas de la enfermedad.
  • No son agresivos con el cuerpo. Al ser naturales, salvo excepciones, son fáciles de asimilar y eliminar.
  • Son holísticos, no específicos. Miran al cuerpo como un todo, se interesan por que todo esté bien, no una parte.
Desventajas
  • No las someten a los mismos controles de calidad. Muchos productos pueden no ser lo que prometen. Al haber una menor supervisión, también hay un desconocimiento de sus consecuencias.
  • Son más lentos. La mayoría de los tratamientos se concentran en el origen del problema, no en el síntoma, por lo que el síntoma puede tardar más en desaparecer.
  • Las dosis no están controladas. Es difícil saber si estás tomando o recibiendo la cantidad que necesitas.
  • Son holísticos, no específicos.
  • Son menos eficaces para aliviar un problema agudo o una emergencia.
  • Muchos tratamientos naturales no están cubiertos por el seguro, por lo que su costo debe ser asumido de manera adicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario