El PODER de la Aromaterapia es, también, el PODER de quienes saben aprovecharla...
PODER que nada tiene que ver con cuestiones ligadas a la autoridad o a la jerarquia...
Un PODER humilde y generoso como la NATURALEZA...
Además, la Aromaterapia permite al terapeuta complementar y potenciar efectos para lograr mas sinergia con otras Medicinas Naturales...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

12 mayo 2009

PRECAUCIONES del USO de los ACEITES ESENCIALES


Los Aceites Esenciales actúan sobre los diferentes centros nerviosos, los mismos pueden ser suministrados por tres vías: EXTERNA, INTERNA y AEREA…
Los Aceites Esenciales son sustancias muy versátiles: son a la vez medicina y fragancia, contribuyen a sanar las más severas enfermedades físicas y, al mismo tiempo, pueden llegar a las profundidades de nuestra alma (actúan sobre todos niveles de nuestro cuerpo – físico, psíquico, mental, emocional, espiritual…).
En cuanto a un Aceite Esencial, actúa sobre múltiples procesos orgánicos (calma dolores, relaja los músculos, favorece la circulación sanguínea, combate la inflamación, baja la presión arterial, libera toxinas, etc., etc.), y en el estado psico-emocional y espiritual consigue un efecto tónico, estimulante, refrescante o sedante, tranquilizante, etc. (el Aceite Esencial de Naranja produce una sensación estimulante y, al mismo tiempo, hace que las personas se sientan relajadas y con un intenso sentimiento de independencia y libertad…).
La mayoría de los Aceites Esenciales NO PROVOCAN HABITO y NO PRODUCEN EFECTOS COLATERALES ni dejan secuelas en los otros sistemas y órganos que no están afectados por la patología. Un ejemplo: muchas veces, para tratar una bronquitis (faringitis, amigdalitis, sinusitis, etc.) por vía oral, con antibióticos de síntesis, se observa que el paciente que los utiliza presenta efectos indeseados en la mucosa gástrica o intestinal (gastritis, enterocolitis, etc.). Esto no se da con el uso de Aceites Esenciales…
Otros Aceites Esenciales pueden complementar terapéuticas establecidas y/o prevenir patologías con su utilización cotidiana, ya que favorecen el desarrollo de la inmunidad.
Tienen siempre los mismos efectos terapéuticos esperados…
Sus resultados siempre constantes y no aminoran con el tiempo…
Hay que respetar a toda costa las dosis aconsejadas para las indicaciones de los casos patológicos dados o las indicaciones preventivas aconsejadas. Unas dosis suaves durante curas con un cambio y un ajuste juicioso de los aceites Esenciales a lo largo del tratamiento dan siempre buenos resultados terapéuticos.

No olvide que los Aceites Esenciales son sustancias poderosos y altamente concentrados en sus principios activos, no olvide el principio de Paracelso, según el cual “toda sustancia es medicamento y veneno, la diferencia radica en las dosis”.

Abedul - Es un Aceite muy fuerte, no recomiendo utilizar sin diluir previamente.
Abeto - No posee.
Albahaca - Evitar durante el embarazo y en practica pediátrica. Ejerce un efecto estupefaciente cuando se emplea en exceso. Irrita la piel sensible. No recomiendo usar las dosis elevadas y los tratamientos prolongados.
Alcanfor (blanco) - Evitar durante el embarazo y en práctica pediátrica. No usar para las personas con epilepsia y asma bronquial. Una sobredosis puede causar vómitos.
Alcaravea - Evitar durante el embarazo. Puede irritar la piel sensible.
Angélica - Evitar durante el embarazo. Su uso excesivo puede sobreestimular el sistema nervioso central y suscitar insomnio. En el caso de diabetes debe consultarse al profesional competente. Fotosensibilizante.
Anís - Evitar durante el embarazo y en practica pediátrica. No usar para la personas con problemas circulatorios, cardiacos y cerebrales. Puede irritar la piel.
Artemisa - Tiene precauciones especiales. Recomiendo su uso con control del profesional competente. No usar para embarazadas, niños y ancianos.
Azahar - Es muy relajante, pero no se precisa cuando no hacen falta una cabeza clara y una gran concentración…
Benjuí - Evitar cuando se requiera una gran concentración. Puede tener un efecto adormecedor. No debe ser utilizado para los niños menores de tres años.
Bergamota - Fotosensibilizador. No debe aplicarse sobre la piel, si uno luego se expone sol. Puede irritar la piel sensible.
Caléndula - No posee.
Canela - Evitar durante el embarazo. Atención con las personas con epilepsia y problemas cerebrales. Ipersensibilizante dermico.
Cardamomo - Atención con la piel sensible. Atención especial para las personas con problemas dermatológicos en anamnesis de cualquier tipo.
Cedro - Concentraciones elevados se pueden irritar la piel. Mejor evitarlo durante el embarazo en los primeros cuatro meces.
Ciprés - Evitar durante el embarazo.
Citronela - Evitar su uso en caso de cardiopatías, ya que inhalado puede acelerar el ritmo cardiaco.
Clavo - Evitar durante el embarazo. Irrita la piel, mejor no emplear en el masaje.
Coriandro - Evitar durante el embarazo. Es estupefaciente en grandes dosis.
Enebro - Evitar durante el embarazo. En el tratamiento no elevar las dosis recomendadas. Potente nefrotonico – hay que tener cuidado en caso de nefropatologia.
Eucalipto - Puede ser un antídoto de la medicación homeopática. No elevar las dosis recomendadas. Atención con las personas con epilepsia e hipertensión arterial.
Geranio - Mejor no emplear durante el embarazo. Irita la piel sensible.
Hierba Luisa - Fotosensibilizante. No aplicar sobre la piel cuando va a tomar sol.
Hinojo (dulce) - Evitar durante el embarazo. No aumentar las dosis recomendadas. No confundir con Hinojo amargo que puede provocar ataques de epilepsia.
Ilang Ilang - Su uso excesivo puede provocar cefaleas, nauseas, jaquecas. Puede irritar la piel sensible.
Incienso - No pasee.
Jazmín - No debe usarse durante el embarazo hasta que llegue el parto. La dosis ha de ser reducida.
Jengibre - Evitar durante el embarazo. Puede irritar la piel sensible.
Laurel - Hay que cuidarse en el uso en los primeros 4 meses de embarazo. Puede irritar la piel sensible.
Lavanda - No trae consecuencias negativas con una utilización adecuada y moderada, mejor evitarlo en los primeros 4 meses del embarazo…
Lemongrass - Hay que cuidar la piel sensible.
Limón - Fotosensibilizante.
Mandarina - Fotosensibilizante.
Manzanilla - No usar durante los 3 – 4 meses de embarazo.
Mejorana - Prolongado uso puede causar modorra, mejor evitarlo durante el embarazo.
Melisa - Evitar durante el embarazo en dosis elevadas. Puede irritar la piel sensible.
Menta - Evitar para embarazadas y a madres lactantes, y para las personas quien toma el tratamiento homeopático.
Mirra - Evitar durante el embarazo.
Nuez Moscada - Evitar durante el embarazo. Cuidado para los ansíanos y las personas con problemas cerebrovasculares, cardiovasculares y quien sufren convulsiones o delirio…
Naranja (dulce o amarga) - Fotosensibilizante.
Pachulí - Su olor puede resultar demasiado persistente para algunos personas. En dosis elevadas puede provocar la perdida del apetito. Mejor evitarlo durante el embarazo y para los niños menores de seis años.
Palmarrosa - No posee.
Palosanto - Puede causar una sensación de languidez que impida la concentración, y se trata de una aroma que suele persistir…
Petitgrain - Su uso excesivo y frecuente puede ocasionar perdida del apetito e insomnio, pero no es toxico.
Pimienta negra – Puede irritar la piel. Una dosis excesiva sobreestimula los riñones.
Pino (silvestre) - Irrita la piel sensible en grandes dosis. No confundir con Pino enano (Pinus pumilio), que es mas toxico.
Romero - No debe ser aplicado en dosis altas durante el embarazo (mejor evitarlo), en casos de epilepsia y hipertensión arterial. Puede ser un antídoto homeopático.
Rosa - Debe evitarse la utilización durante los primeros cuatro meses de embarazo.
Ruda - Evitar durante el embarazo. No emplear para los niños. No elevar las dosis recomendadas.
Salvia (S. officinalis) - Evitarlo durante el embarazo y durante la lactancia. No se debe tomar alcohol antes y después de su uso. Atención especial con las personas con epilepsia, hipertensión arterial y problemas cerebrovasculares…
Salvia romana (S. sclarea) - Siempre debe usarlo en bajo control de un especialista.
Sándalo - No posee, pero mejor controlarlo en estados de depresión, porque puede ensombrecer aun más el talante…
Sasafrás - Siempre usar con indicación del profesional competente.
Tea Tree - No posee en las dosis adecuadas el uso externo.
Tilo - No posee, pero el aroma puede ser demasiado fuerte para algunas personas…
Tomillo - No emplear en los casos de hipertensión arterial, embarazo, hipertiroidismo y en los tratamientos prolongados.
Vainilla - No posee.
Vetiver - Parece que no posee.
Violeta - Parece que no posee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada