El PODER de la Aromaterapia es, también, el PODER de quienes saben aprovecharla...
PODER que nada tiene que ver con cuestiones ligadas a la autoridad o a la jerarquia...
Un PODER humilde y generoso como la NATURALEZA...
Además, la Aromaterapia permite al terapeuta complementar y potenciar efectos para lograr mas sinergia con otras Medicinas Naturales...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

22 junio 2010

FITO-AROMATERAPIA - AJO


AJO - Allium sativum

Nombre vulgar - Ajo
Familia botánica - Liliáceas
Se conoce desde tiempos remotos, habiéndose utilizado por la mayoría de las culturas, desde los antiguos egipcios, romanos, griegos hasta en la misma India u Oriente.
Parece ser que su origen se ubica en Asia central, desde donde se entendió ampliamente y se encuentra naturalizado en muchas partes del mundo.
Originario de Asia Central, empleado desde antaño por Egipcios y Romanos.
Se emplea el bulbo.
Componentes activos principales:
- Aminoácidos: Ácido glutamínico, argenina, ácido aspartico, leucina, lisina, valina, etc.
- Minerales: Principalmente: manganeso, potasio, calcio y fósforo y, en cantidades menores: magnesio, selenio, sodio, hierro, zinc y cobre.
- Vitaminas: Principalmente: vitamina B6, también vitamina C y, en cantidades menores: ácido fólico, pantoténico y niacina.
- Aceite Esencial con muchos componentes sulfurosos: disolfuro de alilo, trisolfuro de alilo, tetrasolfuro de alilo
-Aliína que, mediante la enzima alinasa, se convierte en alicina.
- Ajoeno, producido por condensación de la alicina.
- Quercetina.
-Azúcares: fructosa y glucosa.Contiene fructosanos en abundancia que le confieren una clara acción diurética.

La esencia que lleva, tiene disulfuro de alilo proveniente de la descomposición de la allicina por mediación de un enzima, la allizinasa.
Contiene vitamina A, B1, B2, C, una amina del ácido nicotínico, colina, hormonas, alicetoína I y II, ácido sulfociánico, yodo y trazas de uranio.
Esta compleja composición hace que dicho bulbo posea una variada acción en el organismo.

Agua - 59 gr.
Calorías - 149 Kcal.
Lípidos - 0,5 gr.
Carbohidratos - 33,07 gr.
Fibra - 2,1 gr.
Manganeso - 1672 mg.
Potasio - 401 mg.
Azufre - 70 mg.
Calcio - 181 mg.
Fósforo - 153 mg.
Magnesio - 25 mg.
Sodio - 17 mg.
Vitamina B-6 - 1235 mg.
Vitamina C - 31 mg.
Ácido glutamínico - 0,805 gr.
Argenina - 0,634 gr.
Acido aspártico - 0,489 gr.
Leucina - 0,308 gr.
Lisina - 0,273 gr.
*
Su acción ES:
· Efecto hipotensor producido por vasodilatación de los vasos periféricos, sobre todo de las piernas, ojos y celebro.
· Acción útil para tratar la esclerosis cerebral.
· Efecto antiateromatoso, comprobado en animales.
· Efecto hipocolesteromiante.
· Disminución de la agregación plaquetaria, útil en trombosis y arteriosclerosis.
· Efectos bacteriostáticos.
· Efectos fungicida en dermatofitos, levaduras, como Candida albicans.
· Efecto antihelmíntico suave.
· Efecto expectorante.
· Rubefaciente y vesicante en uso externo.
· Además se emplea para combatir trastornos artríticos, en forma de tintura o en otras formas para uso externo.
· También en sabañones y verrugas (frotaciones) e incluso se usa en algunos lugares como preventivo del cáncer.
*
El Ajo ejerce efectos sobre numerosos órganos de nuestro cuerpo y sobre numerosos aspectos de nuestra fisiología.
El problema con el Ajo es el olor que delata, incluso a varios metros de distancia, a quien lo consume.
Este olor se debe a dos sustancias altamente volátiles llamadas aliina y disulfuro de alilo. Estas se disuelven con gran facilidad en los líquidos y en los gases y al ser trasportadas por la sangre impregnan todos los tejidos de nuestro cuerpo.
Las virtudes medicinales atribuidas al Ajo son comprobadas y verificadas a finales del siglo XIX, cuando Louis Pasteur demuestra que es un antibiótico natural.
Posteriormente, el doctor Arthur Stoll, un médico suizo ganador del Premio Nobel, da a conocer uno de los componentes básicos del Ajo: una sustancia llamada aliina.
La aliina es el componente "madre" - farmacológicamente inactivo e inodoro- del que deriva la sustancia activa, la alicina, cuyo poder bactericida fue descubierto en 1944.
Actualmente, científicos japoneses prueban sus efectos sobre pacientes con lumbago y artritis, mientras en la India, se están desarrollando estudios que demuestran que el Ajo tiene un efecto preventivo en el desarrollo de la arteriosclerosis, de la tensión arterial alta y de la hipertensión.
Varios de los beneficios del Ajo se deben a un compuesto llamado alicina que actúa contra numerosos virus y bacterias. Sin embargo esta sustancia no está presente en el Ajo sino que se forma cuando la aliina y la alinasa, otras dos sustancias que sí están presentes se combinan.
Esto ocurre cuando el Ajo es cortado, machacado, o en el caso de suplementos de Ajo, durante el proceso digestivo.
La alicina sólo dura unos minutos por lo que es importante ingerir rápidamente el Ajo luego de ser cortado o machacado.
Al cocinar el Ajo se destruye la alicina.
Sin embargo, se liberan otros compuestos como la adenosina y el ajoeno que poseen propiedades anticoagulantes y ayudan a reducir el nivel de colesterol. Debe sus cualidades a la presencia de aliina, un compuesto totalmente inodoro... Sin embargo, junto a esta sustancia existen enzimas que la transforman en desulfuro de alilo, que confiere al Ajo su olor característico.
Propiedades medicinales
Uso interno:
· Incrementa las defensas del organismo, mejorando nuestra respuesta a virus y bacterias.
· Es antiinflamatorio.
· Es anticoagulante, vasodilatador y depurador.
· En uso tópico, su jugo es un estupendo antiséptico. Por esta razón, en la cocina cuando la carne de un ave o de un cordero empieza a oler se frota con ajo al ser un magnífico bactericida.
· Ayuda en la hipertensión protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad y manteniéndolas libres de depósitos de colesterol.
· Ayuda a incrementar el nivel de insulina, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre.
· Algunos estudios parecen demostrar que ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, ayudando combatir el estrés y la depresión.
*
Las virtudes medicinales del Ajo sólo tienen efecto si se consume crudo.
Circulación: La presencia de componentes sulfurosos, así como la aliína, y del ajoeno, la hace muy importante en otorgar a esta planta propiedades antitrombóbitas (no formación de coágulos en la sangre) por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias siguientes: arteriosclerosis, hipertensión, colesterol, infarto de miocardio, angina de pecho y otras relacionadas con una mala circulación como las hemorroides.
Medio gramo de tintura al día.
Crudo en ensalada.
Maceración de 100 gramos de Ajo en 400 gramos de alcohol de vino.
Media cucharadita antes de irse a dormir.
Diurético: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de reumatismo, hidropesía, edemas, y vejiga. 6 gotas al día de extracto fluido. En caso de gota resulta muy interesante la decocción de 4 dientes de Ajo en un litro de agua. Tomar 2 vasos al día.
Bactericida: Por su contenido en compuestos ricos en azufre, es, junto con el Ajo, uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio (gripe, bronquitis, faringitis, etc.), digestivo (putrefacciones intestinales, diarrea, etc.) o excretor (infecciones renales, cistitis, etc.) - 7 gotas de jarabe esencial al día.
Es famosa la historia de " El vinagre de los 4 ladrones “, que nos cuenta como en 1721 cuatro condenados a muerte fueron dejados en libertad con la condición de que enterraran a los muertos de la peste de Marsella. Parece ser que no se contagiaron porque bebían vino con Ajo.
Especialmente indicado para calmar la tos de origen bacteriano con funciones de expectorante. Maceración durante 10 días de medio kilo de Ajos machacados en un litro de vino blanco. Tomar 3 cucharadas diarias, 15 gotas al día de extracto fluido repartido en 3 tomas. Se vende en farmacias y herbolarios.
Por sus propiedades bactericidas, resulta especialmente indicado cuando el dolor de oídos responde a un infección interna del oído medio. Comer ajo crudo en ensaladas.
Digestivo: Favorece la digestión, al estimular el hígado, la vesícula y el páncreas aunque debería evitarse en aquellos casos en que exista hiperclorhidria (acidez estomacal) así como en estómagos delicados, aunque parece tener un efecto positivo en el tratamiento de la úlcera. Tomar crudo o machacado y mezclado con mantequilla.
¿Son buenos los Ajos para las úlceras?
Últimas tendencias:
Anticancerígeno: Estudios recientes parecen asociar el consumo del Ajo con la inhibición del cáncer. Los compuestos azufrados parecen ser los responsables en la lucha contra la aparición de células cancerosas en el estómago, hígado, pecho, etc. El flavonoide quercetina, por sus efectos antioxidantes, también parece jugar el mismo papel en este sentido.
Este mismo flavonoide resulta muy útil para disminuir las reacciones alérgicas producidas por el polen.
Sida: El probado valor bactericida del ajo, así como sus propiedades antioxidantes, podrían ser interesantes en la ayuda contra las infecciones que se aprovechan del sida para aparecer.
Comer hasta 5 ajos crudos por día o tomar cápsulas de ajo. Estas últimas deben ser consumidas conjuntamente con aceite de Perejil para eliminar el olor del, Ajo.
El ajo es una de las plantas medicinales investigada más extensamente.
Tiene la posibilidad de modificar el riesgo de desarrollar arterosclerosis reduciendo la presión arterial y la formación de trombos y disminuyendo los valores séricos de lípidos y colesterol. Estos efectos se atribuyen principalmente a los compuestos que contienen azufre, en especial la aliicina y sus productos de transformación. Los preparados comercializados a base de ajo pueden estar estandarizados para un contenido fijo de aliína y aliicina.
Uso externo:
Picaduras de insectos, hongos o enfermedades de la piel:
Sus propiedades bactericidas la convierten en un buen desinfectante contra las mordeduras o picaduras de animales, especialmente de insectos, así como la mayoría de afecciones de la piel, especialmente infecciosas, como los hongos, llagas, heridas y quemaduras. Mojar la zona afectada con una gasa mojada en tintura o simplemente frotar la parte afectada con jugo de Ajo.
También puede utilizarse para combatir la sarna.
Frotar la parte afectada con Ajo machacado en aceite de Oliva.
Las verrugas - Cataplasma de Ajo sobre la verruga, sin afectar el resto de la piel o los callos - Cataplasma de diente de Ajo machacado con un poco de Perejil únicamente sobre la zona afectada, sin afectar al resto de la piel, porque en la piel sana puede producir ampollas.
El Ajo en uso externo puede provocar dermatitis por contacto en algunas personas.
Las propiedades bactericidas del ajo se demostraron sobradamente en las dos últimas guerras mundiales, cuando se utilizaba su jugo para desinfectar las heridas de los soldados.
Dolor de oídos: Para tratar las infecciones del oído - otitis.
Suministrar un par de gotas de aceite de Ajo dentro del oído, tapar con un algodón posteriormente.
Ardor de pies: Por sus propiedades fungicidas resulta muy adecuado para combatir el ardor en los pies producido por la infección del pie de atleta. Maceración de 8 o 9 dientes de Ajo en aceite de Oliva durante 3 días.
Aplicar el aceite con una gasa entre los dedos de los pies.
*
"Las píldoras de ajo no son efectivas para reducir el colesterol"
Redacción: Un grupo de investigadores dirigido por Edzard Ernst, de la Universidad de Exeter, en Gran Bretaña, tras revisar trece pruebas con píldoras de ajo que fueron usadas para atacar niveles altos de colesterol, ha encontrado que aunque los suplementos presentaron resultados mejores que el placebo sólo rebajaron los niveles de colesterol de una forma marginal.
El informe, publicado en el número de septiembre de Annals of Internal Medicine indica que las píldoras poseen un "valor cuestionable" para luchar contra una subida de colesterol.
Las investigaciones centradas en averiguar cómo el ajo puede contribuir a desterrar la grasa de la sangre han producido resultados conflictivos. Muchos estudios, según Ernst, se han centrado en sujetos con niveles normales de colesterol.
Los informes corrientes apuntan si verdaderamente los suplementos de ajo pueden tratar los niveles altos de colesterol.
Comparado con tratamientos convencionales como cambios en la dieta o fármacos específicos para la bajada de los niveles de colesterol, los efectos del ajo son "insignificantes", aseguran los autores.
Annals of Internacional Medicine 2000, 133:420-429.
Otros usos:
Alimento: Es una planta que no debería faltar nunca en la mesa y debería comerse siempre cruda, pues la cocción destruye sus componentes esenciales.
Se debería comer en ensaladas crudo para no destruir sus propiedades medicinales.
El Ajo inhibe la agregación plaquetaria de manera dependiente de la dosis.
El efecto de uno de sus ingredientes, el ajoeno, parece ser irreversible y puede potenciar el efecto de otros inhibidores plaquetarios, como la prostaciclina, la forscolina, la indometacina y el dipiridamol.
A pesar de que estos efectos no se han demostrado consistentemente en individuos voluntarios, se ha publicado el informe de un caso sobre un octogenario que desarrolló un hematoma epidural espontáneo que se atribuyó al consumo elevado de Ajo.
Además de las preocupaciones sobre hemorragias, el Ajo tiene la posibilidad de disminuir la presión arterial. En animales de laboratorio la aliicina disminuyó la resistencia vascular sistémica y pulmonar y redujo la presión arterial.
Sin embargo, en el ser humano el efecto antihipertensivo del Ajo es mínimo.
A pesar de que no se dispone de datos farmacocinéticas suficientes sobre los componentes del ajo, la posibilidad de una inhibición irreversible de la función plaquetaria justifica que los pacientes interrumpan su consumo como mínimo 7 días antes de la cirugía, en especial si suscita preocupación una hemorragia postoperatoria o se administran otros inhibidores plaquetarios.
Toxicidad: Dada la capacidad del Ajo para hacer más fluida la sangre, deberían tomarse precauciones con los preparados de Ajo en las siguientes condiciones:
- Problemas de sangrado o de coagulación sanguínea.
- Diabetes
- Embarazo
- Ingesta de algunas medicinas para controlar el nivel de azúcar en la sangre y algunos antiinflamatorios.
- El Ajo, en uso externo, puede provocar dermatitis por contacto por lo que debe utilizarse prudentemente.
Nunca se recomienda este uso para problemas de la piel en niños pequeños.
En todo caso es conveniente consultar con el médico, farmacéutico o dietista en para evitar posibles contraindicaciones.
En ningún caso deben utilizarse diferentes preparados de este al mismo tiempo (cápsulas, tinturas, extractos etc.).
Para evitar problemas es mejor tomar este producto de una forma natural.
El Ajo es por lo general seguro.
Sin embargo algunas personas pueden presentar reacciones alérgicas en forma de problemas gastrointestinales o irritación de la piel.
Debido a sus propiedades anticoagulantes su uso debe ser suspendido al menos dos semanas previas a cualquier intervención quirúrgica o extracción dental.
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada