El PODER de la Aromaterapia es, también, el PODER de quienes saben aprovecharla...
PODER que nada tiene que ver con cuestiones ligadas a la autoridad o a la jerarquia...
Un PODER humilde y generoso como la NATURALEZA...
Además, la Aromaterapia permite al terapeuta complementar y potenciar efectos para lograr mas sinergia con otras Medicinas Naturales...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

25 febrero 2009

REVISTAS ~ CONTROLAR EL ESTRES - 1


Aprender a reconocer y controlar el stress es una habilidad esencial de la vida. Las personas que mejoran su resistencia al stress o que son capaces de superar sus efectos tienden a estar emocional y físicamente mas sanas que aquellas que se sienten estresadas gran parte del tiempo y creen que no pueden cambiar sus circunstancias. Es de gran ayuda, por tanto, aprender a adoptar algunos métodos básicos para controlar el estrés.
Algunas de las técnicas mas eficaces para controlar el estrés en general son, por ejemplo, llevar una dieta sana y equilibrada, practicar ejercicio físico con regularidad y aprender técnicas de relajación. No obstante, hay algunas estrategias generales que pueden resultar practicas cuando nos enfrentamos concretamente al estrés agudo, anticipatorio o crónico.


CONTROLAR EL ESTRÉS AGUDO

Algunos episodios de estrés agudo son inevitables en la vida cotidiana. Sin embargo, existen dos formas de reducir al mínimo su impacto: cambiar la actitud o los pensamientos, o cambiar las respuestas físicas.

Cambiar la actitud

Muchos de los factores que provocan estrés agudo surgen de situaciones que no podemos controlar. Verse implicado en un accidente de trafico de poca envergadura o tener una discusión son ejemplos de situaciones en las que algunas personas experimentan estrés agudo; es decir, circunstancias en apariencia difíciles de controlar o evitar.
Cambiar la actitud personal adoptando una perspectiva de la situación que nos permita otorgarle un sentido es un valioso método para controlar el estrés. Al aproximarnos a la fecha de un examen, por ejemplo, pensamientos como: 'voy a suspender' despertaran en nosotros sentimientos de ansiedad, mientras que reflexiones del tipo: 'loa haré lo mejor que pueda' nos ayudaran a sentirnos relajados. Identificar y modificar pensamientos contraproducentes evita que el estrés aumente.
Así mismo, cuando nos exponemos al estrés o la ira de las otras personas, en el transcurso de una discusión, por ejemplo, una practica estrategia es permanecer emocionalmente desapegados.
Debemos recordar que la ira ni el estrés son contagiosos y que, si mantenemos la calma, seremos mas inmunes a la tensión.

Cambiar la respuesta psicológica

El estrés agudo se caracteriza por los cambios psicológicos que se producen cuando la respuesta de lucha o huida es activada. Una persona estresada, por ejemplo. puede empezara hablar de forma atropellada; su respiración entrecortada impide la optima oxigenación de la sangre. Una eficaz técnica para controlar el estrés agudo consiste, por tanto, en intentar controlar esta respuesta física enlenteciendo el ritmo de la respiración. Siempre que constatemos un aumento en los niveles de estrés, deberemos inhalar aire profundamente, llenando los pulmones para que el diafragma (una capa muscular situada entre el abdomen) descienda y el abdomen se dilate hacia fuera. De este modo conseguiremos oxigenar la sangre y sentirnos mas sosegados. La practica regular de la respiración abdominal constituye un valiosos método para controlar el estrés.
También podemos cambiar la respuesta fisiológica al estrés mediante las técnicas de meditación y visualización.

SUPERAR EL ESTRÉS ANTICIPATORIO

El estrés anticipatorio puede dividirse en dos categorías: distal y proximal. Es posible atajar las fuentes de estrés cambiando nuestra actitud frente a ellas o adoptando medidas practicas para remediarlas.

Estrés anticipatorio distal

El estrés que provoca pensar en acontecimientos amenazadores que pueden suceder, o no, en el futuro se denomina estrés anticipatorio distal. Factores que ocasionan este tipo de estrés son las preguntas del tipo: '¿y si...?' como por ejemplo: ' ¿y si tuviera un cáncer', '¿y si perdiera mi empleo', '¿y si no tuviera dinero suficiente para vivir cuando me jubile?', '¿y si me asaltaran?'.
Controlar las fuentes de estrés implica poner en practica técnicas para cambiar la actitud y solventar problemas. Tratar el estrés anticipatorio distal modificando la perspectiva de la situación consiste en intentar desafiar el objeto del peligro o la amenaza. Una persona obsesionada por el temor a contraer una enfermedad grave debe concentrarse en pensamientos mas positivos o intentar aliviar su ansiedad mediante afirmaciones como: 'la salud de mis padres es optima', 'llevo una dieta equilibrada y nunca he fumado', o 'las probabilidades de desarrollar cáncer son ínfimas'.
Otro método es hacernos preguntas 'realistas' que nos ayuden a tener los pies sobre el suelo, como por ejemplo: '¿que posibilidades hay de que esto ocurra', y '¿que puedo hacer para evitar que esto ocurra'.
Las técnicas para resolver problemas implican efectuar conscientemente ciertos pasos para protegernos de la fuente del estrés. Algunas opciones son , por ejemplo, tomar medidas preventivas a fin de minimizar el riesgo de caer enfermo, contratar un plan de jubilación a una edad temprana para garantizar nuestra solvencia económica durante la vejez, o asistir a clases de autodefensa para aumentar la confianza en uno mismo y sentirse mas seguro en situaciones potencialmente peligrosas, como ir solo por la calle de noche.

Estrés anticipatorio proximal

El estrés que surge de la anticipación y situaciones y acontecimientos inminentes se denomina estrés anticipatorio proximal. ejemplos de este tipo de estrés son un cambio de vivienda, el matrimonio o una intervención quirúrgica. Tal y como sucede con el estrés anticipatorio distal, cambiar la actitud e intentar resolver el problema puede resultar de gran ayuda.
Una persona que debe enfrentarse a una operación delicada puede, por ejemplo, cambiar su actitud concentrándose en la idea de que la intervención le ayudara a aliviar sus problemas de salud y aumentara las probabilidades de vivir mas años, en lugar de obsesionarse con los riesgos que entraña un paso por el quirófano. Una visión mas practica consiste en informarse en la medida de lo posible sobre la dolencia que sufre y el tipo de cirugía al que será sometido, y luego preguntar todo aquello que se considere necesario y descubrir la mejor forma de acelerar el proceso de recuperación. De este modo, el enfermo vera que puede desempeñar un papel activo y positivo durante el restablecimiento en lugar de caer en la desesperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada