El PODER de la Aromaterapia es, también, el PODER de quienes saben aprovecharla...
PODER que nada tiene que ver con cuestiones ligadas a la autoridad o a la jerarquia...
Un PODER humilde y generoso como la NATURALEZA...
Además, la Aromaterapia permite al terapeuta complementar y potenciar efectos para lograr mas sinergia con otras Medicinas Naturales...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

...veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista...

22 enero 2009

REVISTAS - EL ESTRES y SUS EFECTOS


ESTRÉS

Es un término que procede de la palabra inglesa “STRESS“, que significa “tensión”. El estrés es una situación de estado del organismo caracterizado por la tensión o falta de tranquilidad ante una posible amenaza o presión externa bien sea real o imaginaria. Un cierto grado de estrés es normal y necesario ante las exigencias del mundo exterior o los cambios del propio organismo. Se dice que el estrés ayuda al individuo a madurar y a crecer como persona, pero, cuando esta tensión supera la capacidad de adaptación del individuo, se produce en él un estado de desasosiego que impide que pueda sentirse bien y es responsable de muchas de sus enfermedades. La respuesta ante el estrés es muy variable y depende de la capacidad personal.

El estrés es un "Agotamiento mental que nos producen algunas personas o producto de muchas responsabilidades, actividades y problemas simultáneos". En realidad nuestra mente está preparada para realizar múltiples tareas, pero llega el momento que decirnos "No puedo con tantas cosas a la vez". También el estrés es producido en algunos casos por la competencia laboral, la mala intención y la envidia de otros. Pero en realidad es un estado mental, es la mente la que crea los problemas causados por el entorno en que te encuentras, trata de identificar cual es la persona o el elemento causante del estrés para que lo puedas dominar.

ALGUNAS CAUSAS - Muchos son los problemas personales que pueden ser causantes de estrés:
- perdida de trabajo
- ruina personal
- fallecimiento de algún familiar o ser querido
- separación
- jubilación
- acoso en el trabajo, etc.

ALGUNOS SÍNTOMAS: El estrés es dañino para la salud, produce dolores de cualquier localidad y intensividad, problemas psicosomáticos (cardiacos, estomacales, renales, etc.), insomnio, depresión y otros estados psicoemocionales y espirituales...
- nerviosismo
- angustia personal
- cefaleas, migrañas, jaquecas
- desinterés por todo
- pérdida del humor
- aislamiento social, etc., y etc.

Todos son malestares producidos por la mente. Recuerda que lo más importante en el planeta a eres tu, cuida tu salud física y mental, busca la perfección, este dúo cuerpo - mente son los que te darán una vida terrenal más larga. Solo con el control de la mente podrás dominar el estrés.

No respondas con rabia ante la injusticia o la agresión, generalmente no se comprende por que las personas se empeñan en complicarle la vida a otros, es posible que sea envidia, celos o personas negativas que constantemente gritan o todo lo critican, también puede ser odio o resentimientos de otras vidas, pero en realidad solo debes tratar de comprender que son personas con un estado de conciencia poco evolucionadas.
Cuando los problemas acosan de manera simultánea es cuando se pone a prueba la sabiduría humana, es en esos momentos que se pone a prueba una de las virtudes más importante que es la "Paciencia".

Los monjes Tibetanos agradecen al oponente o agresor la oportunidad que le brindan de probar su paciencia, siempre le buscan el lado positivo a los aparentes problemas. Cuando se logra un nivel evolutivo elevado nada te incomoda, hay que aprender a ser imperturbable, cuando son las personas la que perturban, se practica la paciencia combinando la comprensión con el perdón. Actuando en armonía con las leyes cósmicas consigues la paz que elimina al estrés.

EL ESTRÉS Y SUS EFECTOS SOBRE LA SALUD

Un incidente cotidiano, una "cogida de cuello" en el trabajo o una discusión con nuestro(a) cónyuge. Súbitamente sentimos que el corazón se nos acelera y late con fuerza inusitada. Sentimos un calentón en la cara y comenzamos a sudar. ¿Quién no ha sentido algo similar en más de una ocasión? Esto no son sino algunas de las manifestaciones de lo que conocemos como estrés. Sin embargo el estrés es mucho más. Presenta una serie de manifestaciones no tan fácilmente percibidles pero cuyos efectos pueden ser devastadores. Por otra parte no son únicamente las que por lo general consideramos como situaciones problemáticas o negativas las que pueden elevar nuestro nivel de estrés. También una alegría súbita puede según muchos investigadores ser la causa de una también súbita alza en nuestro nivel de estrés.
En los Estados Unidos se ha estimado que el 43% de los adultos sufren a causa de los efectos adversos del estrés y que entre el 75 y el 90 por ciento de las visitas a los médicos son para condiciones que se relacionan de alguna manera con éste. El estrés está relacionado con muchas de las principales causas de muerte tales como cáncer, enfermedades cardiacas, cirrosis del hígado, enfermedades pulmonares, accidentes y suicidio. Según el Dr. Paul Rosch presidente del American Institute of Stress el estrés se ha convertido en el problema de salud más común en los Estados Unidos. Como veremos más adelante el estrés puede tener como uno de sus efectos el acortarnos la vida y envejecernos prematuramente.
Durante la década de 1920 el neurólogo y fisiólogo norteamericano Walter B. Cannon descubrió que cuando un organismo tiene miedo o se enfrenta a una emergencia su cerebro responde activando el sistema nervioso simpático. El ritmo cardiaco y la respiración se aceleran, la sangre abandona los estratos superficiales de la piel y se dirige hacia los músculos proveyéndoles una mayor cantidad de oxígeno. Todo esto capacita al organismo a responder a la emergencia bien sea luchando o huyendo de la misma.
Cuando este estado de emergencia se prolonga se produce una respuesta más compleja a la cual Hans Selye, médico endocrinólogo de origen austriaco que desarrolló su carrera en Canadá, llamó el Síndrome de Adaptación General. Selye entendía que esta condición prolongada de estrés causa daños al organismo principalmente a causa a la elevación de adrenalina y hormonas corticosteroides secretadas por las glándulas adrenales.
Durante mucho tiempo los fisiólogos han sabido que el estrés puede causar envejecimiento prematuro en animales de laboratorio. Cuando un animal es sometido a condiciones de estrés continuo su cuerpo comienza a sufrir una serie de estragos y al cabo de unos pocos días muere. Al hacerle la autopsia se encuentran numerosos síntomas de deterioro y envejecimiento prematuro. En los seres humanos se produce una situación similar.
Cuando el estrés sobrepasa ciertos límites
se afectan numerosos órganos de nuestro cuerpo al igual que nuestra capacidad mental y el sistema inmunológico. En situaciones normales las células de nuestro organismo emplean alrededor de un 90% de su energía en actividades metabólicas dirigidas a la renovación, reparación y creación de nuevos tejidos. Esto es lo que se conoce como metabolismo anabólico. Sin embargo en situaciones de estrés esto cambia drásticamente.
En lugar de actividades dirigidas a la renovación, reparación y creación de tejidos el organismo se dedica a tratar de enviar cantidades masivas de energía a los músculos. Para lograr esto el cuerpo cambia a lo que se conoce como metabolismo catabólico. Las actividades de reparación y creación del cuerpo se paralizan e incluso el organismo comienza a descomponer los tejidos en busca de la energía que tan urgentemente necesita.
En la antigüedad el mecanismo del estrés cumplía el propósito de preparar a los seres humanos para responder a estados de emergencia que le representaban una amenaza física. La forma de responder a este tipo de emergencia era, por lo general, huyendo o peleando, respuestas para las cuales se requiere una gran cantidad de energía y fuerza muscular. Los cambios hormonales y otras alteraciones fisiológicas que se producen en estados de estrés van dirigidos a lograr esto. Imaginemos a un primitivo morador de las cavernas que tiene que enfrentarse al impensado ataque de un animal salvaje. El organismo de este cavernícola se prepara para responder a la amenaza. Los músculos se tensan, la respiración se vuelve rápida y poco profunda, el hambre y el deseo sexual se suprimen, el proceso digestivo se detiene, el cerebro se coloca en un estado de alerta máxima y los sentidos se agudizan. Las glándulas adrenales comienzan a lanzar hacia el torrente sanguíneo varias hormonas, a las que se les conoce como hormonas de estrés, entre ellas adrenalina (también conocida como epinefrina) y cortisol que ayudan a aumentar la producción de energía y la fuerza muscular.
En nuestra moderna sociedad no tenemos que enfrentarnos por lo general a animales salvajes (al menos en el sentido literal del término). Sin embargo, nos enfrentamos a situaciones de otro tipo tales como problemas en el trabajo, o el matrimonio, con los mismos mecanismos con los que nuestros antepasados se enfrentaban a los animales salvajes.
El problema surge a causa de que los cambios habidos en la sociedad se han dado en forma tan veloz que no han permitido al proceso evolutivo, que es sumamente lento, adaptarse a los mismos. Si la comparamos con los cientos de miles de años que el ser humano lleva sobre la tierra veremos que la vida civilizada es una condición sumamente reciente. Por lo tanto estamos utilizando aún mecanismos que fueron desarrollados para lidiar con los peligros que comúnmente se presentaban en la vida de las cavernas.
En la vida cavernícola los estados de emergencia duraban a lo sumo unos pocos minutos. Una vez superada la emergencia, el nivel de hormonas secretadas y los procesos fisiológicos volvían a su estado normal. En nuestra moderna sociedad el mecanismo del estrés se activa no tanto a causa de peligros momentáneos sino a causa de estados emocionales prolongados (como, por ejemplo, una situación de infelicidad matrimonial) o que se repiten a diario (como, por ejemplo, el tapón para ir y para regresar del trabajo).
Bajo dichas circunstancias la adrenalina, el cortisol y otras hormonas que son secretadas pueden comenzar a causar grandes daños a nuestro organismo. Entre estos daños se incluyen: fatiga, destrucción de los músculos, diabetes, hipertensión, úlceras, enanismo, impotencia, pérdida de deseo sexual, interrupción de la menstruación, aumento en la susceptibilidad a enfermedades, y daños a las células nerviosas. Algunos estudiosos apuntan que lo más que impresiona de estos daños es el hecho de que, tomados en conjunto, se parecen mucho a lo que sucede en el proceso de envejecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada